marquesina

"Vivir con la diabetes, no es vivir para la diabetes"

domingo, 25 de diciembre de 2011

La importancia de la alimentación en la diabetes



El diabético debe conocer la importancia de alcanzar su peso ideal y mantenerlo. En pacientes adultos obesos, debe intentarse alcanzar su peso normal, aunque con frecuencia no es fácil, en estos casos en que el paciente presente resistencia al adelgazamiento, debemos recordar que pequeñas variaciones de peso pueden conseguir grandes progresos terapéuticos, descenso de la hemoglobina glucosilada, de glucemia plasmática y de trigliceridemia.
En el niño el aporte energético debe ser el necesario para conseguir un crecimiento adecuado. Se aconseja 1000 Kcal para el primer año de vida y 100 Kcal. más por cada año que pase hasta los doce. En el caso de sobrepeso deben utilizarse dietas ligeramente hipocalóricas, no reduciendo en más de 200 Kcal sus necesidades.

APORTE ENERGÉTICO EN EL ADULTO

Obesidad
Normopeso
Bajo peso
Actividad Sedentaria
15 Kcal/kg/día
30 Kcal/kg/día
35 Kcal/kg/día
Actividad moderada
20 Kcal/kg/día
35 Kcal/kg/día
40 Kcal/kg/día
Actividad normal
25 Kcal/kg/día
40 Kcal/kg/día
50 Kcal/kg/día




Hidratos de carbono
Es importante el fraccionamiento de estas raciones en cuatro comidas, ajustándose al modo de vida del paciente y a los momentos  en que aparecen hipoglucemias. Este  fraccionamiento permite evacuaciones gástricas más lentas, periodos de absorción más prolongados, incorporación gradual al medio interno y armonizar en cada momento el aporte energético con los niveles séricos de insulina. Es aconsejable además dos colaciones.
El reparto hidrocarbonado podría ajustarse a los siguientes porcentajes: desayuno 15%, media mañana 10%, almuerzo 30%, merienda 15%, cena 20%, y antes de dormir 10%, y se correspondería con las siguientes raciones: desayuno 3,5 r, almuerzo 7,5 r, merienda 4 r, cena 5 r, antes de dormir 2,5 r.
En cuanto a la calidad de los hidratos de carbono aportados por la dieta deberemos tener en cuenta:
-Evitar glúcidos refinados: azúcar, miel, zumos y productos azucarados.
-Proporcionar glúcidos complejos, sobre todo los aportados por los alimentos ricos en fibra, legumbres secas, verduras, pastas, cereales...

Proteínas
Serán aportadas por proteínas de origen animal y vegetal, de las cuales al menos 1/3 corresponderán a vegetales. Así, de las 7 R. que nos debe aportar la dieta, 2 serán de origen vegetal y 5 de origen animal.

Grasas
Las grasas no pueden ser controladas en forma de raciones, ya que al encontrarse unidas a las proteínas animales en proporciones muy distintas, es imposible sujetar proteínas y grasas a las mismas cantidades de alimentos.
Las grasas de la dieta se proporcionan en forma de aceite de condimentación. Debe aconsejarse elevar el consumo de grasas poliinsaturadas, para lo cual se aumentará el consumo de pescados sobre el de carnes, y reducir el consumo de grasas saturadas, carne de cerdo, cordero, embutidos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada